El Superhumano

Por anaadmin,

  Guardado en: Psicología
  Comentarios: 2

El Superhumano

¡Yo pensaba que era fuerte, y mírame ahora!”, me decía confusa y asustada una paciente hace unos días en mi consulta de psicología clínica. Por primera vez en su vida se sentía deprimida, apática y ansiosa al pasar una crisis personal. La miré fijamente y le dije: “las personas fuertes también se siente mal a veces, y no por eso dejan de ser fuertes”. Mi paciente pensaba que sentirse mal era un signo de debilidad. 

La idea de tener que sentirnos siempre bien a pesar de los pesares se aleja de nuestra cualidad natural humana. Así, el “superhumano” sería una imagen mental que nos hacemos de nosotros mismos como seres invulnerables, fuertes, invencibles, con capacidad de vencer cualquier dificultad y salir indemne. Esta imagen de nosotros mismos puede ayudarnos a sentirnos mejor en algunas ocasiones, pero el problema comienza cuando la realidad hace aparición y, en un momento dado, pasamos una crisis personal que nos afecta, apareciendo el sufrimiento y el malestar psicológico.

Entonces, esta imagen de superhumano choca con nuestro yo magullado, creando una disonancia. Intentamos a toda costa seguir siendo invencibles y para ello negamos nuestras emociones, minimizamos nuestro sufrimiento, pero esto sólo nos hará sentir mejor momentáneamente, ya que no soluciona el problema que está causando nuestro malestar, y además tenemos el sufrimiento añadido de sentirnos mal por sentirnos mal.

¿Y qué hacemos para parar esta espiral de sufrimiento? Lo primero es aceptar con humildad que somos humanos y eso implica el ser sensibles e ir adaptándonos, como mejor podemos, a multitud de cambios de vida, crisis vitales, nacimiento de hijos, muerte de seres queridos, mudanzas, y crisis existenciales entre otros muchos. La vida es una travesía que no siempre se hace por aguas tranquilas. Por lo que hacer frente a tormentas y mares embravecidos nos deja exhaustos y afectados en ocasiones. Pero podemos aprender a navegar mejor para la próxima tormenta.

Ser fuertes no es igual a ser invulnerables. Así, la fortaleza psicológica sería la capacidad de adaptarnos a situaciones estresantes, y de desarrollar nuevos recursos personales en el proceso de adaptación a los mismos. En psicología hablamos también del concepto “resiliencia”, el cual ha tomado mucha importancia en los últimos años, como la cualidad de ser resistente a situaciones traumáticas o muy estresantes por parte de la persona, siendo capaz de superarlas y adaptarse a lo largo del tiempo.

Si aceptamos con naturalidad todo el abanico de estados emocionales posibles, seremos más fieles a nuestra naturaleza. Y de hecho tiene ventajas. Entre otras, podremos analizar el cómo hemos llegado a este punto de nuestras vidas, y si lo que hasta ahora nos había funcionado ha dejado de hacerlo y tenemos que evolucionar a nuevas formas de estar en el mundo. Las crisis son una gran oportunidad de cambio y es sólo durante los momentos más bajos cuando todos nuestros recursos se movilizan, como una caja de pandora que se abriera para enseñarnos lo que hay dentro.

Solo si aceptamos que tenemos derecho a (y de hecho es normal) no sentirnos siempre bien, y desterramos al superhumano, tendremos la gran oportunidad de aprender de nosotros mismos.

Referencias

  • Becoña Iglesias, Elisardo. (2006) Resiliencia : definición, características y utilidad del concepto. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica,[S.l.], v. 11, n. 3, p. 125-146, sep. 2006. ISSN 2254-6057.
  • Bonanno, G. A. (2004). Loss, trauma and human resilience, have we understimated the human capacity to thrive after extremely aversive events? American Psychologist, 59, 20-28.
  • Frankl, V. E. (1998). El hombre en busca de sentido(19º de.). Barcelona: Herder.

Autora: Ana Moreno Herrero. Psicóloga Especialista en Psicología Clínica (Sevilla).

Feedback

  Comentarios: 2


  1. Muy bueno, me he sentido identificada con muchas de las cosas que explicas. Creo que también se debería enseñar a aceptar a los familiares, amigos, etc. de la persona que está pasándolo mal que ésta no elige a propósito esta situación.


    • Muchas gracias por tu comentario Ade! Estoy de acuerdo contigo, se acepta mucho mejor por parte de familiares la enfermedad física que la enfermedad mental, hay mucho trabajo de sensibilización por hacer! Un saludo!

Su feedback



Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share