Pensamiento Positivo en la New Age

Por anaadmin,

  Guardado en: Psicología
  Comentarios: None

En esta época de la new age y del positivismo, del si quieres puedes de forma insaciable y sin límites, se ha hablado mucho del pensamiento positivo, y de cómo puedes lograr lo que te propongas si lo visualizas con fuerza y lo repites como un mantra. No es que los pensamientos no tengan que ver con lo que hacemos o cómo nos sentimos, pero poner todo el peso en lo que pensamos sin tener en cuenta lo que hacemos y como nos sentimos está sobrevalorado y no suele funcionar por sí solo. Además te lanza el mensaje por contraposición de que si no puedes, es porque no quieres, lo cual consigue el efecto contrario que se proponía, culpabilizándote. 

Imagínate a alguien que nunca ha tenido una cita y está aterrorizado ante la expectativa de lanzarse al mundo de las citas. Su pensamiento le dice que mejor que no lo intente, y que le saldrá mal. Según el pensamiento positivo, pensando que tendría éxito haría acopio de la confianza suficiente y las cosas empezarían a suceder según lo imaginado. Este tipo de estrategias entran en conflicto con la persona ya que se está mandando un mensaje “positivo” del que no tiene una referencia o prueba de realidad, con lo que la mente, que no es tonta, ve el engaño y no acaba de creérselo, acompañándose de las respectivas emociones negativas y la frustración. Puede ser que le funcione a algunas personas, pero en general a la mayoría de nosotros no nos bastará tener un pensamiento positivo para empujar el cambio en cuestiones que nos resultan complicadas.

Esto no es incompatible con el hecho de aprender a analizar de forma crítica nuestro pensamiento, lo cual nos sirve (y muy mucho) para que pensamientos negativos no nos estropeen nuestros planes o estado emocional. Sin embargo, esta higiene de pensamientos debe de ir inevitablemente acompañada de lo que hacemos, de las acciones que tomamos en la vida real, y de una buena regulación emocional. Esto es, pensamientos, emociones y conducta como un mecanismo bien engrasado donde mi pensamiento puede agarrarse a algo real, donde no me estoy “inventando” un yo que no se basa en mis acciones.

Volvamos al ejemplo de la persona que no había tenido una cita y está aterrorizada. Si su objetivo es experimentar en el mundo afectivo-sexual con otras personas, puede proponerse tareas prácticas como por ejemplo, invitar a alguien a salir, frecuentar sitios donde conocer gente en persona o de forma virtual. Esto tendría que ver con su conducta y lo haría en la vida real, ahí fuera. Por otro lado, aprender a regular y afrontar su miedo le ayudaría a que este miedo no le paralizara. En conjunto con acción y emoción, tendría seguramente que neutralizar los pensamientos negativos y manejar sus expectativas para aprender a afrontar las dificultades y a valorar sus logros. Todo esto en conjunto haría que fuera ganando confianza gradualmente y avanzando en la dirección deseada. Pensamiento positivo si, pero acompañado de acciones. Así la clave del éxito estaría en fortalecer el análisis crítico del pensamiento y coordinar pensamiento con emociones y acciones.

Te propongo un ejercicio para detectar pensamientos negativos. Presta atención a tu diálogo interno y si detectas que utilizas palabras como “siempre”, “nunca”, “todo”, “nada” atento; la realidad suele ser más gris y estas afirmaciones tan categóricas de blanco o negro suelen contener algún sesgo cognitivo. Este ejercicio sirve para aumentar tu conciencia sobre el sesgo cognitivo que aparece a menudo en el contenido de nuestros pensamientos. Así puedes tener una perspectiva más realista y ser consciente de que muchas veces tus pensamientos te juegan malas pasadas.

Conclusión: Tú puedes aprender a gestionar tus pensamientos, tus emociones y tus acciones, puedes ser el director de orquesta de una pieza de música maravillosa. Pero esta partitura ha de transmitir la emoción adecuada e interpretarse. Perfeccionemos una partitura, dícese nuestro pensamiento, y no olvidemos que su función es servir para que la música se interprete y resuene en el mundo real.

Sea el primero en comentar.

Su feedback