¿Quién va al psicólogo?

A veces el hecho de acudir a un psicólogo nos puede parecer un signo de debilidad. Sin embargo, cada vez está mejor visto acudir a ayuda profesional cuando nos sentimos incapaces de resolver una situación por nosotros mismos o de salir de un estado de intenso malestar o sufrimiento ya que es un signo de inteligencia y de capacidad de adaptación utilizar la red de recursos que tenemos disponible en nuestro entorno más cercano, en este caso al profesional que se ocupa de nuestra salud mental.

Algunas personas presentan dificultades de adaptación a nuevas experiencias o cambios en su situación y necesitan apoyo y asesoramiento psicológico; hay otras que se encuentran en una situación de malestar emocional intenso y requieren de una intervención más especializada e intensa. Así, nos encontramos con una gran variedad e intensidad de síntomas psicológicos que pueden beneficiarse de la ayuda de un psicólogo clínico.

Los problemas por lo que se nos consulta con más frecuencia son:

  • Depresión. (Trastornos depresivos, bipolares, síntomas depresivos reactivos a situación ambiental).
  • Ansiedad (trastorno de pánico, agorafobia, ansiedad generalizada)
  • Problemas del sueño.
  • Trastornos de la personalidad.
  • Trastornos adaptativos.
  • Reacciones a estrés intenso (breve, estrés post-traumático)
  • Trastornos de la conducta alimentaria.
  • Trastorno obsesivo compulsivo.
  • Dificultades de relaciones (pareja, familia, amigos).
  • Dificultades en la educación de los hijos.
  • Duelo.
  • Fobias simples.
  • Trastorno de ansiedad generalizada.



Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share