Niños

En los últimos tiempos han aumentado considerablemente los problemas de conducta de los niños en el hogar familiar. Desobediencia, rabietas, mentiras o agresiones que aparecen de forma temprana y van aumentando si no ponemos límites de forma adecuada. Con este tipo de conductas la familia pierde la armonía y se ve envuelta en un conflicto constante donde muchas veces nos sentimos desautorizados e impotentes. En ocasiones es suficiente aprender unas pautas adecuadas para aplicar a nuestros hijos y un entrenamiento en técnicas de modificación de conducta que, aplicadas con consistencia y regularidad, se traducirán en una mejoría de estas conductas no deseables, volviendo a reinar la armonía y el juego en casa.

Así mismo, en ocasiones las separaciones de los progenitores y la reconstitución de nuevas familias suponen un esfuerzo para la familia que requieren de la ayuda de un profesional cualificado que los oriente y aconseje en la forma más adecuada y beneficiosa para los menores de llevar a cabo los cambios. Problemas de comunicación entre los progenitores, cambios de domicilio y demás adaptaciones deberán de estar bien planificadas para que se produzcan con el menor estrés posible para los niños, además de garantizar una estabilidad y unas pautas educativas consistentes en ambos domicilios.

Además, trato en mi consulta problemas del sueño, fobias y miedos infantiles, trastornos de la alimentación, del control de esfínteres, pérdida de seres queridos, depresión y ansiedad, así como actitud desafiante.



Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share